Everest

Vuelta a empezar


Después de un paréntesis obligado de doce días en Kathmandú, en los que nos ha sucedido de todo: diarreas, catarro, una cámara rota, mil problemas “burocráticos”, y trabas de todo tipo, por fin, Pablo y yo regresamos al campo base. ¡Mil gracias a nuestra ayudante de producción en Kathmandú, Enara, por toda tu ayuda y hospitalidad! Alex subió al campo base hace ya unos días junto al equipo de Sherpas, en el que nos encontraremos nuevas caras, y han comenzado las tareas de restauración de la ruta de la cascada del Khumbu.

Solo faltamos nosotros allí arriba así que, mañana, si nada se tuerce, volaremos a primerísima hora a Lukla en avioneta para comenzar de nuevo el trekking, que en la primera fase nos llevó 9 días para poder aclimatar correctamente. Esta vez, confiando en
que la estancia en Kathmandú no haya acabado totalmente con nuestra cosecha extra de glóbulos rojos, trataremos de llegar en tres o cuatro. La sensación es que la aventura comienza de nuevo. La motivación de Alex es increíble y esperamos que esta vez, el tiempo nos sonría y todo el esfuerzo, dedicación y sacrificios a todos los niveles y por parte de todo el equipo, se vean recompensados al menos con la oportunidad para Alex de darle un buen pegue al techo del mundo. Nosotros estaremos allí con él, documentando todo lo que suceda para que posteriormente podáis vivir esta aventura en primerísimo plano.

¡Nos vemos en el campo base!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *